UNA CARTA DE CENSURA A JUAN CLAUDIO LECHIN WEISE

Señor, Juan Claudio Lechín Weise, estoy de acuerdo que como ciudadanos, exijamos el derecho a defender la democracia, incluso, utilizando recursos ya estratégicos de lucha como la huelga de hambre que usted y otros conciudadanos ingresaron hace unos seis días atrás. Pero… ¿qué democracia es la que exige usted? La semana pasada, cuando ofreció una entrevista a un medio de comunicación televisivo, mencionó —según la reportera— que su participación en la huelga de hambre, sólo se debía a la representación de la clase media y alta, a la cual obviamente pertenece. Si exige democracia, entiéndalo bien, debe ser en ese marco de la representatividad de todos los bolivianos, no sólo de una o dos clases sociales —que parece ser así al tomar esta medida—, queremos el bienestar para todos los bolivianos, o ¿acaso está velando su propio interés? Díganos cuál es el verdadero propósito de su huelga de hambre, seguro que hay algo que se entreteje maquiavélicamente y solamente usted lo sabe; porque al menos a mí, me sorprendió que un escritor de su talla tome esta medida, y sobre todo, que represente solamente a dos clases sociales, y con esto, a la ultra derecha y al regionalismo de la media luna. Un escritor no debería tener preferencias, debería representar a todos los bolivianos e ingresar a una huelga de hambre por todos los bolivianos y no para unos cuantos. Un escritor nunca debe velar sus propios intereses, ni de un pequeño grupo social. Si fuera así, el escritor estaría quedándose corto, ya que no habría un verdadero compromiso social. No haga lo que su padre hizo con los obreros, nosotros ya no somos simples escalones, ahora tenemos cerebro y estamos comenzando a pensar. La discriminación que usted hizo al excluir a la clase baja en aquella entrevista, refleja al verdadero Juan Claudio Lechín que no es más que un burgués que lucha por sus propios intereses como los empresarios. Esta lucha que usted está emprendiendo, sólo tiene un sentido, el de ser oportunista en esta coyuntura política, social y económica. Usted está buscando algo más que dos tercios de voto en la asamblea constituyente. ¿Quizá el apoyo de la clase alta? Con esta huelga de hambre, estoy seguro que ya lo consiguió. A no ser que sea sólo interés político, el tiempo es corto, ya veremos los resultados…

D. M. Luna, para servirles.

posted by dario manuel @ 3:52 PM,

3 Comments:

At 1:23 PM, Blogger Marco said...

lo dije en el estante... una pena que el hombre no pueda atestiguar por la sangre que circula por sus venas, pero una mierda que no puede defender lo que quiere su pueblo... que no sepa hacia dónde va Bolivia.
SI SEÑOR, BOLIVIA.

 
At 3:27 PM, Blogger dario manuel said...

Y nosotros no debemos quedarnos atràs y esperar a un Juan Claudio LEchín para que nos defienda,para eso estamos nosotros, ya es hora de que nos conozcan y que sepan que defendemos a bolivia y no solo a unos cuantos.

Marco, es hora de unirnos como nuevos intelectuales y destruir ese elitismo que desvirtualiza la realidad.

 
At 5:24 AM, Blogger Beto Cáceres said...

No pues, virtualicemos la realidad desde lo especular: sólo en Bolivia se podrá pensar sin miedos, valorar nuestros recursos, amar nuestras raíces: vivir sin temor. Apoyo la moción: 3/3. Por que todos queramos un país distinto, un país sin diferencias.

 

Post a Comment

<< Home