SON LICENCIADOS O SILENCIADOS

Esta es la pregunta en cuestión que un pequeño grupo de profesoras de la ciudad de El Alto trataban de resolver.

Desde ya hace un tiempo atrás algunas universidades privadas ofrecieron a los profesores unos cursos de profesionalización de dos años para obtener el título de Licenciado en Ciencias de la Educación. Por la facilidad de los cursos (entre las cuales se puede destacar los plazos módicos de las cuotas mensuales y la defensa de una tesis a base de un proyecto educativo aplicado en los propios estudiantes) muchos profesores accedieron a este plan de estudios y hasta el momento centenares y centenares de profesores urbanos y rurales obtuvieron su Licenciatura.

Pero en realidad toda esta inversión de tiempo y economía es insulsa para el profesorado, porque detrás del telón —y sépanlo bien— nada a cambiado. Las experiencias de las universidades quedaron cortas en la práctica de la docencia. Hay que empezar a decir las verdades; pues quienes más se están beneficiando, no son los profesores ni los estudiantes, sino, las universidades. La adquisición de conocimientos, la formación de nuevos recursos humanos, se ha convertido en un jugoso negocio lucrativo. Aquí, ya no interesa la educación de los estudiantes, ya no interesa el verdadero sentido de formación del tipo de hombre que queremos, nos estamos basando en la economía, de ver, qué tipo de recursos nos traen más beneficios económicos, ya lo dijo Alvin Toffler, estamos en la era del conocimiento, y para adquirirlo debes pagar lo que cuesta. Al final, el único comprobante que uno tiene para demostrar que tiene varios conocimientos son las certificaciones o títulos otorgados por las universidades o instituciones de estudios superiores. En el mundo de los profesores, ya muchos obtuvieron sus cartones, ya muchos son licenciados; pero hay que recordar profesores que “el título no hace a la persona” y ustedes son profesores antes que “licenciados”. Y es verdad, la licenciatura que están otorgando las universidades privadas, están adormeciendo al profesor hasta el punto de no pensar por sí mismos, sino de pensar como las universidades piensan, por eso, las profesoras de El Alto, hicieron bien en abrir un espacio de discusión sobre este tema, porque no vaya a ser que las universidades, sigan sacando licenciados, silenciados.

D. M. Luna, para servirles.

posted by dario manuel @ 2:43 PM,

2 Comments:

At 6:31 AM, Blogger Fernando Ducrot said...

Siempre agudo Don Darío Manuel, pero de eso se trata finalmente, de adquirir un orgullo a ser profesor, algo que nadie puede tener, por más que tenga títulos mayores. Saludos, y esperemos que con aportes como el suyo se sobrevalore el papel de profesor y se vaya mejorando.

 
At 3:30 PM, Blogger dario manuel said...

Gracias Fernando Ducrot, y pues,la verdad es dicha. Ojalá los profesores tomen el valor necesario, para aclarar estos tópicos. Hasta la vista...

 

Post a Comment

<< Home