EL ARTE NAZI Y MI PENSAMIENTO


¿Usted ya leyó el Arte Nazi de Santiago Roncagliolo? Yo, sí, y antes de expresar lo que pienso, expresaré lo que mi corazón siente: Todos los que hemos nacido para ser escritores, tenemos en nuestras venas una sangre especial que nos diferencia de los demás seres humanos, no es una sangre azul, ni es una sangre roja, es una sangre del color de la vida eterna, una sangre celestial. En esta concatenación que nos mantiene en un mismo nivel, no hay superioridad entre los escritores. Todos somos iguales.

Utilizamos la creatividad artística, sin que nadie nos venga a imponer normas o reglas para expresar nuestros pensamientos. El respeto a nuestras formas de trabajo debe prevalecer sobre todas las cosas, sino, estaríamos perjudicando la iniciativa, la intención y la originalidad del trabajo del escritor, es fácil ser un crítico; pero es difícil ser un escritor. La igualdad de posiciones como escritores, obviamente no explica que no podamos disentir en algunas ideas; por eso la crítica es una complementariedad de la literatura. Yo pido respeto a los críticos literarios, respeto, no imposición, diálogo y concertación.

Personalmente no conozco a Santiago Roncagliolo, es probable que jamás lo conozca; pero dejemos ese asunto a la vida. Lo que nos debe interesar hoy es el libro literario que ha escrito, un breve ensayo que lleva por título El arte nazi, texto que se puede conseguir de la humilde y recomendable Editorial Yerba Mala Cartonera.

Lo que pienso de El arte nazi, lo expresaré en cuatro puntos. El primero está relacionado con la historia, pues el führer, Adolfo Hitler que es el personaje principal del ensayo de Roncagliolo, establece un poder sobre los hombres comparable a un dios, todos temen y admiran con respeto su personalidad que es la viva encarnación del sueño perfecto de la belleza alemana, la historia no le hizo a Hitler, Hitler hizo a la historia. Por eso este primer punto es de importante relevancia, el hombre debe hacer historia y no la historia al hombre. Debemos cambiar nuestro destino, el destino de todos. ¿O estamos conformes con lo que vivimos? Ahora el papel fundamental se encuentra en los escritores literarios y pensar doblemente en qué estamos escribiendo. No vaya ser que seamos una especie de adormecimiento para la humanidad. Tenemos una enorme responsabilidad en nuestras manos y estas líneas son para que reflexionemos.

Segundo, Hitler tenía un profundo amor por su nación, los alemanes eran lo mejor, una raza superior a las razas humanas y como tal, tenían que darse su lugar a costa de la muerte de millones y millones de judíos que según el führer estaban por doquier, era necesario el exterminio del enemigo y los alemanes lo apoyaban ciegamente. La pregunta es ¿cuánto de amor sentimos por nuestra Patria? A pesar de que esté constituida por varias naciones, ¿amamos a nuestra Patria como un solo país? Los escritores hemos estado alejados de la realidad humana de nuestro país y del mundo entero, porque lo que nos une no es la raza, sino, el que somos humanos y vivimos no diversos territorios, sólo uno, el de nuestra Tierra. Y es ahí donde los escritores deben mirar sus ojos con amor para una mejor justicia social.

Pero para esto deberán tener un sueño, como lo tuvo Hitler, sin esta fuerza ideológica que va más allá del pensamiento humano, los escritores solo serán escritores como muchos que no ascienden a ser dioses. El sueño está próximo a la locura y la locura próximo a se un genio.

Por último, hablaré sobré el arte, si Hitler creyó en la majestuosa arquitectura y en la cinematografía de ese entonces porque colaboraban a la construcción de su imagen y del poder alemán. Nosotros los escritores literarios y el público lector, ahora deben comenzar a creer en la Literatura como un arte que glorificará y cambiará la humanidad.

El arte nazi, libro que no se debe dejar de leer.

A Crispín, Roberto, Jaliri, Daniel y Marco M.

D. M. Luna, para servirles.



posted by dario manuel @ 3:06 PM,

4 Comments:

At 7:55 PM, Blogger Marco said...

Pues caramba, yo leí antes de ayer "el arte nazi" y sólo sé una cosa: me gustó. Creo que la aparente ambivalencia entre lo narrativo y lo histórico-académico no es casual. Es un ensayo, un ensayo con gusto a cuento y esa era la , con seguridad, la intención.
Qué más, Roncagliolo me parece un grande...
Pd. ¿Ese Marco M de la dedicatoria es por si acaso el que firma este comentario, o me estoy creyendo el ombligo del mundo nuevamente?
Saludos.

 
At 7:28 AM, Blogger YMC said...

Acerca de tu comentario, Marco. Cuando alguien mira el mundo, generalmente termina hablando de sí mismo; cuando alguien decide mirarse al ombligo, terminará viendo el mundo a través de ese ojo de cerradura.

Nuestra editorial también piensa en ti.

 
At 3:13 PM, Blogger Darío Manuel Luna said...

GRACIAS POR VISITAR MI BLOG MARCO,EFECTIVAMENTE, LA DEDICATORIA FUE DIRIGIDA TAMBIEN A TI.SIGAMOS CONSTRUYENDO EL IMAGINARIO QUE NOS HACE FALTA FORTALECER.

 
At 11:59 PM, Blogger bolimbo24 said...

si pues yo tambien he leido el arte nazi, y no me agrado , santiago repite lugares comunes , de hitler y los nazis se ha escrito mucho y parece que el se ha documentado poco,puede parecer entrenido seguro para algunos no iniciados y gente con pobre conocimiento historico,pero para un historiador ,que es mi caso,aburrido ,soso, y light comercialon ,como todas sus novelas

 

Post a Comment

<< Home