A LA MUERTE DE CRISPÍN PORTUGAL CHÁVEZ, EL GRAN ESCRITOR








aaaaasdsadfffdfdffsasasasasasasasassasassssd

Ah, Crispín, al final comprendo que de tu vida has hecho una gran novela, sabías lo que estabas haciendo, era tu proyecto de novela, tu misma vida Crispín, esa iniciativa tuya se compara a los grandes próceres de la literatura. Siempre hablabas de literatura, te gustaba escribir y a pesar de que bien podías ser un buen poeta, preferiste ser un narrador “maldito”, y en buena hora, Crispín. Tu literatura estará impregnada desde hoy y para siempre en cada uno de nosotros, tus lectores. Como toda novela es trascendente, algo de tu novela se nos ha quedado y sobreactuará en nosotros, tenlo por seguro. Crispín, cuando pensé que nunca me enseñarías a escribir —y lloro por que nunca debí perder la confianza en ti—, al enterarme de tu despedida, comprendo que me has enseñado a escribir y que además debo estar atento a todo lo que hacen los maestros, porque ellos nunca de te dicen, nunca te cuentan lo que van a hacer, siempre andan callados, misteriosos como tú, Crispín. Llegaste a ser mi maestro, mis humildes respetos, nunca dejaré de hablar de tu novela, te acuerdas, nuestro sueño siempre fue escribir una gran novela, tu la escribiste con tu vida, los que lean este texto, jamás comprenderán a lo que me refiero, porque les llegarán a los oídos miles de historias relacionadas a ti y quizá a nosotros, la gran diferencia será que nosotros la vivimos y sabemos la verdad, pero dejemos que el mito florezca por si solo, que así es mejor, que así, lo hubieses querido. Estamos en el año dos mil siete, precisamente hoy es veintitrés de julio, día de la amistad, pasarán muchos años y nuestra amistad perdurará, tarde o temprano, Crispín estaremos juntos con nuevos proyectos y estaremos sonriendo como antes de nuestras glorias, y claro, también estaré escuchando tus reconvenciones, cómo no Crispín, cómo no.

Somos como la yerba que crece en todas partes, mientras más nos quieren extinguir, más crecemos, somos tan malos, Crispín, que un día lo dijimos: “Yerba Mala, Nunca Muere, salud...”


LUNA, para servirles...

posted by dario manuel @ 1:54 PM,

0 Comments:

Post a Comment

<< Home